El Proyecto

MARduino es un proyecto de divulgación de algunos de los instrumentos y técnicas que se están desarrollando dentro del proyecto europeo, Citclops. MARduino pretende sensibilizar a la ciudadanía sobre la importancia de la preservación de la calidad del agua del mar, analizando algo tan sencillo y tan complejo como es la transparencia del agua. ¿Y cómo puedo yo ayudar a analizar la transparencia? Pues aprendiendo a construir una boya oceanográfica KdUINO que tiene unos sensores que captan la intensidad de la luz del sol a diferentes profundidades dentro del agua y que se puede colocar en el mar (en un puerto o en un espigón) durante meses. Estos sensores acumulan la información sobre la cantidad de luz del sol que les llega. Estos datos se pueden descargar posteriormente a nuestros móviles mediante una aplicación diseñada especificamente.

 
Boya KdUINO  

 

¿Cómo se nos ocurrió la idea?

Para nuestro proyecto nos hemos basado en un programa de voluntariado ambiental de recogida de datos de transparencia en aguas continentales (lagos, ríos...) que funciona desde hace casi 20 años con mucho éxito, llamado The Secchi Dip-In. Para las mediciones, los voluntarios utilizaban un sencillo instrumento, el Disco de Secchi, que es muy fiable y permite una buena aproximación para conocer la transparencia del agua. También hemos tomado como referencia otros proyectos que se desarrollan en nuestro centro de investigación, el Instituto de Ciencias del Mar, como Observadores del Mar para implicar a la ciudadanía en la recogida de observaciones sobre diversos organismos marinos.

Después de conocer estos proyectos en el equipo de Citclops pensamos que sería realmente interesante si la ciudadanía, y especialmente los adolescentes, aprendieran a construir las boyas KdUINO que durante estos últimos años habíamos estado desarrollando dentro del proyecto Citclops. Y aún más interesante nos pareció, pensar que cada grupo de personas a las que enseñáramos a construir estas boyas, fueran capaces de colocarlas durante algunos meses en diferentes puntos, como puertos o embarcaciones, cercanos a su residencia o a lugares frecuentados por ellos para que pudieran encargarse de su mantenimiento (limpiarlas de vez en cuando, asegurarse que funcionan bien) y también se encargasen de descargar los datos sobre la transparencia del agua que los sensores de las boyas van acumulando durante todos los días con sus teléfonos móviles. Entonces nos pusimos manos a la obra y apareció MARduino.

Durante varios meses, se han construido estas boyas KdUINO en talleres llevados a cabo en diferentes institutos de secundaria donde los participantes han aprendido a construirlas de manera autónoma y utilizando materiales caseros, de bajo coste y software libre de código abierto (que se puede programar según las necesidades).